Leer estratégicamente desde el principio

El jueves, entre otras cosas, trabajamos las estrategias de lectura de manera consciente. Sin haber preparado previamente la lectura, les pedí que leyeran el texto sobre Médicos sin fronteras.

A pesar de su brevedad encierra dificultades propias de un vocabulario específico, que no corresponde al nivel A1 según el PCIC; ni siquiera para la unidad 9 del manual, es decir la última.

MÉDICOS SIN FRONTERASTras la primera lectura, la frustración cruzó sus caras, se miraron con desánimo y ya iban a sacar sus diccionarios electrónicos.

Antes de que lo hicieran les anuncié que íbamos a aprender a leer usando lo que sabemos y no lo que no sabemos; les anuncié también que lo entenderían casi todo si no leían, como suelen hacer, palabra por palabra.

Primera consigna: Buscar quiénes son los sujetos, quiénes hablan (escriben). Respuesta unánime: “Médicos sin fronteras”.

Aquí hubo alguna duda porque no estaba claro qué es “sin fronteras”, pero hubo una rápida reacción mirando la imagen. No sabían exactamente qué eran las fronteras, pero se dieron cuenta de que el tema eran los médicos.

Pregunta para dirigir la atención: ¿Qué están haciendo las personas de la imagen? Respuesta: “dar y recibir ayuda”.

Pregunta para concretar: ¿Quién(es) ayuda(n) y cuándo?

Respuestas generales: “Cruz Roja, Unicef…”. Y alguien dijo “¿Médicos sin fronteras?”. Obviamente mi respuesta fue afirmativa.

“¿Cuándo?” Y los mandé al texto diciéndoles que se ayudaran del inglés. Entendieron ‘conflicto’ y ‘epidemia’. Les dije si podían añadir otros momentos en los que es necesario recibir ayuda: obviamente añadieron “cuando hay un terremoto o un tsunami”. Dedujeron sin problemas ‘victimas’ y ‘catástrofe natural’ al pedirles que lo relacionaran con ‘terremoto’ y ‘tsunami’.

Con la ayuda de las preguntas del libro pudieron entenderlo todo sin usar sus queridos diccionarios.

Les pregunté cómo se sentían. En realidad no hubieran tenido que contestar: estaban content@s y sorprendid@s de haberlo conseguido, lo cual, en mi opinión, redunda en mayor grado de motivación.

Algunos colegas pensarán que hacer esto “roba” mucho tiempo del temario. Y sí, es cierto, lo roba, pero la enseñanza explícita de estrategias actúa como el ladrón que roba para ayudar a quienes lo necesitan. Dedicar un tiempo de vez en cuando a leer así, quitará tiempo de los contenidos, pero lo pone en la mochila de la autonomía, del aprender a aprender, habilidades que les serán útiles a más largo plazo que la teoría sobre los usos de ‘ser’ y ‘estar’, por ejemplo.

 

 

2 opiniones en “Leer estratégicamente desde el principio

  1. Leticia Bueno

    Querida Concha:
    Tienes toda la razón! A veces estamos tan preocupados con los contenidos que nos olvidamos de la importancia de incentivar la autonomía en nuestros alumnos y a leer más allá de las palabras.
    Un óptimo ejercicio para poner en práctica más a menudo.

    1. Concha Moreno García Autor

      Cierto, Leticia. Deberíamos proponernos proponer estrategias una o dos veces a la semana. Al principio puede parecer “pérdida de tiempo”, pero el beneficio, a medio plazo valdrá la pena.
      Gracias por pasarte por aquí. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *