La gramática no es solo estructuras (1). Los guiones cinematográficos.

Sin duda esta afirmación podrá resultar muy obvia para ciertas personas y quizá equivocada para otras. No voy a entrar a defender mi postura. Solo quiero explicar con ejemplos a lo que me refiero.

Desde muy pronto, como sabéis, me vi en la necesidad de explicar la gramática a un alumnado de niveles altos, en aquellos tiempos en que no existían los niveles del Plan Curricular del Instituto Cervantes. Eso me llevó a prepararme estudiando en los libros que tenía a mi disposición. Y, como he dicho en diferentes oportunidades, pronto comprobé que “corrección gramatical” no era sinónimo de estar hablando o escribiendo para transmitir significados. Empecé a leer y a estudiar otros campos y me di cuenta de la importancia que tenían el contexto, el orden de las palabras en una oración o las intenciones de quien se expresa; estas intenciones le llevan o le deberían llevar a seleccionar unos recursos u otros dentro del ámbito del código lingüístico del español.

Y empecé a introducir estos elementos en mis clases de gramática y más adelante a incorporar este análisis en mis libros. El primero en el que aparecieron fue Nuevo español sin fronteras (SGEL) en su nivel C1. Para ello usamos fragmentos de guiones de películas en los que las fórmulas que el código tiene codificadas –valga la redundancia –, es decir, que no pertenecen al campo léxico, sino a las estructuras, se ven en un contexto que puede ayudar a su comprensión.

Los pasos que se daban en ese manual eran los siguientes:

  • Leer y comentar en grupo el fragmento del guion.
  • Seleccionar algunas de las estructuras que aportan un significado intencional y explicarlo.
  • Proponer otros contextos para que los estudiantes pudieran practicarlos.

Obviamente, en un libro la práctica es reducida, pero siguiendo este esquema y sabiendo definir la función intencional de la estructura seleccionada, la idea puede practicarse constantemente. Además, permite crear conciencia lingüística para que el alumno, la alumna sigan aprendiendo cuando salen de clase, si siguen en contacto con el español, claro.

 

En otra entrada comentaré cómo esto mismo puede empezar a hacerse mucho antes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.