La clase inspira. Dos prácticas espontáneas sobre el subjuntivo y el componente afectivo

Buenos días. El tiempo vuela  (expresión que ya han aprendido todos mis grupos, incluso los principiantes). Y digo esto porque hace unos días quería colgar una reflexión sobre algo que surgió en dos clases diferentes pero no he podido…¿por?
La primera fue en un grupo A2.
Objetivo: expresarse en pasado y presentar lugares y personas.
Habíamos trabajado ya la unidad de Nuevo Avance básico y en concreto los dibujos de playa antes y ahora. Para reforzar, les había pedido como deberes que, en parejas y en casa, preparasen un cartel con dos fotos, una actual y otra de otra época de un mismo lugar o una misma persona y describieran cómo eran antes y cómo son ahora. Esa descripción tenía que ser oral si mirar sus notas.
Se lo curaron muy bien, la verdad. Cada vez que terminaba una pareja o grupo, aplaudíamos.
Una de las compañeras hizo fotos, que os adjunto.


Cuando tod@s habían terminado, yo les dije que me haba gustado mucho, que lo habían hecho muy bien. Y les pedí que se pusieran nota. Fueron muy honrad@s. Y luego alguien dijo que esa clase -la mía- le gustaba. Y comenzó una conversación espontánea sobre las clases que les gustaban. Yo no los interrumpí. Me di cuenta de que habría podido presentar el presente de subjuntivo porque había surgido la necesidad. Quienes me siguen más de cerca conocen mi teoría de crear la necesidad). No lo hice porque tenemos cuatro grupos de nivel A2 y vamos al unísono. Así qué, reconduje la forma en que se expresaban tal y como muestra la foto.

Además de una demostración no preparada de que la creación de la necesidad se da en el aula, sus comentarios fueron una lección de metodología y sobre la importancia del componente afectivo.

La segunda fue con un grupo B1.2
En este caso, nuestro objetivó era centrarnos en el cuidado de las ciudades.
Para ello usamos una audición en que se entrevistaba a una alcaldes sobre los cambios ocurridos en su ciudad en su periodo de mandato.
Oímos, nos fijamos en el vocabulario que puse en la pizarra a modo de mapa conceptual y luego los dividí en grupos de tres. Cada grupo iba a montar un negocio y tenía que pensar en qué le pediría a la alcaldesa, la cual iba a hacer una visita a su barrio. Curiosamente tres de los cuatro grupos montaban un bar o un restaurante. Los otros un hotel / pensión y el quinto lo formaban la alcaldes y dos asesoras. Recibieron la consigna de rechazar las peticiones por falta de presupuesto.
No tenían que hablar de su negocio -eso nos habría complicado las cosas con vocabulario muy específico-. Pero sí tenían que explicar por qué habían decidido montar ese negocio y no otro.
Cuando llegó la alcaldesa, empezaron a pedir y fue estupendo comprobar cómo eran conscientes de la necesidad del subjuntivo. Salió muy bien. Al terminar les pregunté si recordaban por qué habían necesitado el subjuntivo. Como hubo división de opiniones, hice un cuadro sencillo y puse, para casa, unas prácticas más convencionales.

Aquí también surgió el tema anterior. Esta vez provocado por mí. Quería contrastar opiniones.

Espero que estas prácticas os inspiren.

7 opiniones en “La clase inspira. Dos prácticas espontáneas sobre el subjuntivo y el componente afectivo

  1. Oscar Lewis

    Hola Concha, estoy de acuerdo contigo en que la educación debe responder a las necesidades de los alumnos. Aunque si la necesidad no surge espontáneamente hay que hacerles ver las necesidad de las cosas. Aún así es muy mejor cuando surte de ellos la necesidad de aprender una determinada estructuras gramatical.

  2. Marina Montero

    Acabo de descubrir tu Blog y me ha impresionado. Compartes cantidad de cosas, vaya espíritu más colaborativo, se agradece muchísimo. Ideas frescas e interesantes, muchas reflexiones. Yo soy bloguera novata, algún consejillo.
    Gracias y saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *