Vuelta a la cotidianeidad

Después del paréntesis del verano, en el que no he abierto el ordenador, estoy de vuelta en Japón. Ha sido un verano movido, primero dos semanas en la UIMP, en Santander, disfrutando de unos grupos de profes tremendamente interesados en la enseñanza de la gramática. Aquí hay una muestra de ese interés. 

Y también, cómo no, de la ciudad, el mar, las rabas…
Y después al sur, pasando por Madrid a recoger a mis niños. Todo hubiera sido perfecto, pero, mi hijo se rompió el tobillo. Hubo un incendio brutal en la zona y las medusas nos han tenido sin poder acercarnos a la playa. No obstante, tengo que decir que los momentos en medio de esos acontecimientos los he disfrutado muchísimo pues la playa la sustituimos por la preciosa piscina municipal de Istán. Del incendio no puedo sacar nada bueno y del accidente de mi hijo…, pues, quizá, un periodo de descanso forzoso para serenar el ritmo de vida que llevaba. Pero seguro que a él, esto no le convence 🙂
 
Espero que para tod@s la vuelta a la cotidianeidad sea leve y provechosa.
Etiquetado en:, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *