Reflexiones compartidas: las condicionales con ‘si’ y ‘aunque’

Hace tiempo que no traía a estas líneas dudas planteadas en las clases. La verdad es que no he tenido demasiado tiempo. Ahora, con la calma de las vacaciones me apetece recoger algunas de las discusiones habidas en algunos chats sobre los temas siguientes:

 

  • Diferencia entre subordinadas de condición y de hipótesis
  •  Importancia de los nexos condicionales
  • Diferencia del uso del indicativo o del subjuntivo en oraciones introducidas por aunque

1. ‘Si’ puede introducir condiciones (si me dices la verdad, te perdonaré) y también hipótesis (si el mundo fuera más justo, todo estaría mejor repartido). En caso de duda, para saber si se trata de una condición o de una hipótesis, podemos acudir a la ayuda de los nexos condicionales. Si se trata de una condición, ‘si’ se puede sustituir por ‘a condición de que’. Si se trata de una hipótesis, ‘si’ se puede sustituir por ‘en caso de que’. Tras esta introducción, nos planteamos si sería posible usar el indicativo con las hipótesis.  La respuesta es sí. Y aquí va un ejemplo: Si llego tarde, empezad  sin mí. Es decir, las hipótesis suelen ir en subjuntivo, pero hay casos en los que la oración se refiere al futuro y es posible usar el indicativo, mediante el cual el hablante otorga mayor probabilidad al enunciado.

  • Si llego tarde, empezad sin míel hablante cree que la posibilidad de llegar tarde es alta, por eso usa el indicativo. 
  • Si llegara tarde, empezad sin míel hablante cree que la posibilidad de llegar tarde es baja, por eso usa el subjuntivo.

2. Importancia de los nexos condicionales
Los nexos son importantes porque introducen matices, presentan restricciones a la condición o la presentan como más o menos probable. Para comprobar esta importancia propuse el siguiente ejercicio: presentar diversas oraciones (todas con ‘si’) para que el grupo eligiera un  nexo para sustituir ‘si’ y que se adecuara al contexto  teniendo en cuenta para ello los matices semánticos de cada caso.

 
Ejemplos:

  • Nuestro producto es el mejor del mercado. Si no le convence, le devolvemos su dinero. El nexo más adecuado aquí sería ‘en caso de que. ¿La razón? Con él se presenta una condición poco probable (el enunciador es un vendedor y quiere transmitir la idea de que la posibilidad de que el producto no convenza es remota).
  • Te presto mi apartamento si tú te haces cargo de los gastos. El nexo más adecuado en este caso sería a condición de que, ya que el enunciador quiere expresar una condición sine qua non. También podríamos usar cualquiera de los sinónimos de este bloque.
  • Tendrás muchos amigos si tienes dinero. Los nexos más adecuados aquí serían ‘mientras’, ‘siempre que’ etc. Es decir, nexos que además de la condición añaden un matiz temporal.
Todos estos ejemplos nos permiten ver que la importancia de la riqueza de los nexos es la misma que la del léxico. Es decir, se puede usar un solo nexo u optar por otros que permiten introducir matices diferentes. Para ampliar este tema y hacer más ejercicios de este tipo se puede consultar el tema 17 del libro Temas de gramática (p. 178 y siguientes).  
 
3. Aunque + indicativo: se usa para hablar de algo conocido con intención de informar   (aunque estamos en verano, me he resfriado). Aunque + subjuntivo: se utiliza en dos casos:
      Hecho futuro desconocido (aunque llueva el fin de semana, yo me iré de todos modos. El enunciante no sabe si el fin de semana va a llover o no).
      Hecho conocido (aunque sea española no me gustan los sanfermines). El hecho de ser española es conocido, pero usando el subjuntivo, el enunciante resta importancia, «rebaja» ese hecho para resaltar lo dicho en la oración principal (no me gustan los sanfermines).
Así pues, en este caso el subjuntivo no es obligatorio, pero sí es frecuente y su función pragmática es clara: restar importancia a un hecho y resaltar otro. Otro ejemplo: Aunque seas la profesora, no siempre tienes razón. lo que se destaca es que no siempre tienes razón y se le quita importancia al hecho de que seas la profesora. 
 Para ampliar este punto y hacer más ejercicios, se puede consultar el tema 14 del libro Temas de gramática (p. 152 y sgs.) 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *