La subversión de la lectura femenina

Anoche, tarde, muy tarde, terminé la lectura de este libro denso, extraño (para mí), crudo a veces, que cuenta historias descarnadas, tiernas (pocas), de crueldad, pero, sobre todo de amor, de amor al saber, de amor a la lectura y la escritura; de amor a la verdad, de amor a la dignidad propia y a la de las mujeres iraníes de la época -consideradas herejes si pensaban, si escribían y más aún si enseñaban a las demás a hacerlo. Por haberlo intentado, la protagonista -la poetisa y teóloga de Qazvin, Tahirih Qurratu’l-Ayn – sufrió persecución, encierro, malos tratos y una muerte terrible. Fue una mujer inteligente, erudita, capaz de comentar los textos sagrados más allá de la doctrina de los ulemas, que la temían por su elocuencia y su capacidad de demostrar las contradicciones de sus interpretaciones. Su gran elocuencia le permitió transmitir sus ideas entre hombres y mujeres sencillas para animarlas a leer su futuro, no como adivinación sino como forma de adquirir algún tipo de independencia. Para ella, la lectura y la escritura hacían libres y por eso, mientras estuvo presa pagó a sus carceleras enseñándoles a leer. así pues, se atrevió a fomentar la alfabetización de las mujeres y con ello les dio la posibilidad de pensar por sí mismas. ¿No es esto revolucionario? ¿No socava las bases de una sociedad en la que la palabra ‘mujer’ solo significaba sumisión?
Para escándalo de todos, se quitó el velo y se mostró en público con el rostro descubierto. Y todo eso en unos tiempos no precisamente dados a aceptar esa herejía.

La autora iraní-británica, Bahiyyih Nakhjavani, rescata con esta novela a esta heroína profundamente humana. 
En otra entrada ya hablaba del papel revolucionario de la lectura:  Jane Austen revolucionaria. Con este libro me confirmo en mis creencias. 
Para cerrar este pequeño homenaje, cito las palabras de una de las mujeres de pululan por esta novela: Me enseñó a leer y a escribir siendo aún una criada, pero cuando tuve entre las manos su herencia, conocía ya todos los modos de manejar los textos y los peligros que encerraban.

2 opiniones en “La subversión de la lectura femenina

  1. TCLanguages

    Me uno a esta entrada porque también he leido el libro y he sucumbido al poder de la mujer que educa con la lectura. Es capaz de dar la libertad que toda opresión necesita: leer, hablar y escribir.
    Rocío

  2. Concha Moreno García

    Me alegra, Rocío, que coincidamos. Habría mucho más que decir sobre dar libertad de esa manera. Recuerdo una palícula “Yo soy la Juani” -creo que se llama- en la que leer y escriibir convierten a otra mujer en un ser autónomo que ayuda a otros y a otras a serlo. Gracias por pasarte por aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *