¿Podríamos ir más despacio?

Acabo de ver con calma este vídeo, que me ha enviado Isabel Bermejo, y pone palabras a algo que siento desde hace mucho. Yendo tan deprisa solo podemos perdernos: el paisaje, a las personas más lentas, la profundidad en la asimilación del input (entendido este en su sentido más amplio). Hay tanto de todo para algunos que es imposible que lo asimile, que lo digiera y su vómito mancha, no su suelo, su tapicería, su casa. Quien está ahíto de esa superabundancia espera a vomitar en otro lugar sin preocuparse, sin mirar atrás para no sentirse demasiado mal por el panorama que ha provocado. Las imágenes de Ghana «manchada» con esos desechos es un dedo acusador. Me refiero al programa de la 2 de ayer Comprar, tirar, comprar
No digo yo que volvamos al burro, a la mula para trasladarnos –aunque en algunos lugares serían de lo más útil-, pero ¿adónde queremos llegar corriendo en el mal denominado París – Dakar? ¿No es un despilfarro? ¿No es obsceno? Y no quiero ponerme a enumerar todo lo que me parece obsceno y superfluo. Tampoco quiero ponerme apocalíptica, solo me gustaría pedir a quienes se han conmovido viendo estos vídeos que empiecen a hacer algo sencillo, que no corran, que no persigan lo último de lo último solo porque es lo último.
Y esto me lleva a conectar con algo en lo que creo, que defiendo siempre que me preguntan «¿y cómo se consigue?»; mi respuesta es «de a poco».
En este sentido me ha encantado encontrar este libro: Elogio de la educación lenta, cuyo índice os pongo aquí.

La naturaleza de la educación • El tiempo en los tiempos de la modernidad líquida • Los movimientos de la lentitud • Laeducación y la escuela • Elogio de la educación lenta • Los principios para la educación lenta: 1. La educación es una actividad lenta. 2. Las actividades educativas han de definir su tiempo y no al revés. 3. En educación, menos es más. 4. La educación es un proceso cualitativo. 5. El tiempo educativo es global e interrelacionado. 6. La construcción de un proceso educativo deber ser sostenible. 7. Cada niño y cada persona necesita su tiempo para el aprendizaje. 8. Cada aprendizaje debe realizarse en su momento. 9. Para conseguir aprovechar mejor el tiempo hay que priorizar y definir las finalidades de la educación. 10. La educación necesita tiempo sin tiempo. 11. Hay que devolver el tiempo a la infancia. 12. Tenemos que repensar el tiempo de las relaciones entre adultos y niños. 13. El tiempo de los educadores debe redefinirse. 14. La escuela debe educar el tiempo. 15. La educación lenta forma parte de la renovación pedagógica. • Decálogo para una educación lenta. • 50 propuestas para desacelerar el tiempo • Epílogo • Referencias bibliográficas.

Me quedo con algunos pensamientos que defienden que para vivir, para aprender, para practicar la equidad necesitamos tiempo para mirar a nuestro alrededor y ver y comprender. ¿Estaré anticuada?

2 opiniones en “¿Podríamos ir más despacio?

  1. martina

    Es cierto. Es lo que yo defino como slow life…
    Pero no se trata creo de vivir rápido, sino de utilizar con atino las herramientas que tenemos o queramos adquirir para transmitirlo. Estar dentro para cambiarlo, como decíamos en los “viejos” tiempos…
    Estupenda reflexión, anyway, y desde Marrakech, donde la slow life impera… no te cuento!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *