¿Exámenes tradicionales o evaluación formativa?

En mi comentario de ayer hablaba de la formación inicial del profesorado y anunciaba una reflexión sobre los resultados del informa Pisa. En realidad no tengo que hacerla ya que Rafael Porlán la hace en http://www.redires.net/?q=node%2F1123
Me he permitido entresacar lo siguiente. Es tan esclarecedor que no hace falta añadir nada.

Conviene recordar, pues el público en general lo desconoce, que las pruebas PISA no son exámenes tradicionales. En el caso de ciencias, por ejemplo, no preguntan definiciones de conceptos ni piden la repetición de datos memorizados, más bien plantean situaciones reales/casos/problemas y piden a los estudiantes que aporten soluciones a los mismos con los conocimientos que tienen.
¿POR QUÉ ESPAÑA NO CONSIGUE MEJORAR?:
Contenidos sobrecargados, fragmentados en excesivas materias,
desvinculados de la vida real
Metodologías pasivas y transmisivas que siguen fomentando un aprendizaje mecánico y falto de comprensión, y que provocan el tedio y el desapego de muchos estudiantes. Ausencia de recursos atractivos y próximos a la vida diaria de los estudiantes. Aulas del siglo XIX con alumnos del siglo XXI.
Formas de evaluación muy poco formativas, basadas en la calificación y en la sanción y no en el conocimiento de la calidad del aprendizaje y del propio proceso de enseñanza.
La mayoría de los formadores de maestros no tienen experiencia en la profesión (inaudito en cualquier otra profesión, por ej.: la medicina). Disociación entre la teoría (excesiva) y la práctica (escasa).
El caso de la formación inicial de secundaria es aún más grave. Hasta el año pasado sólo tenían dos meses de formación docente (CAP). Este año se ha ampliado a un curso académico (no sin enormes resistencia de muchos sectores universitarios que siguen considerando que para enseñar sólo basta con saber el contenido y que desprecian la formación psicopedagógica y didáctica de los futuros profesores de secundaria).
El caso de la formación inicial de secundaria es aún más grave. Hasta el año pasado sólo tenían dos meses de formación docente (CAP). Este año se ha ampliado a un curso académico (no sin enormes resistencia de muchos sectores universitarios que siguen considerando que para enseñar sólo basta con saber el contenido y que desprecian la formación psicopedagógica y didáctica de los futuros profesores de secundaria).
Mentalidad social anticuada, simplista y estereotipada. Ante la evidencia del fracaso escolar, muchos sectores sociales (incluso escritores, intelectuales, académicos, etc.) piden «más de lo mismo».

Y también recomiendo la lectura de esta sosegada lectura del informe PISA. http://deestranjis.blogspot.com/2010/12/por-una-lectura-sosegada-y-compleja-de.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *