Jugar enseña

Hemos empezado nuevo curso y los principiantes, ya lo sabéis, me tienen enamorada. Han llegado con ilusión y con ganas – no todos en la misma medida, claro-. Pero incluso los/ las más reticientes o timid@s y con menos habilidad de entrada, están tratando de seguir el ritmo, de participar, de pasarlo bien en clase. Viendo esto, siempre me hago la misma reflexión, ¿no serán nuestras clases, nuestra manera de abordar la materia las que l@s desmotiva? 
Tratando de huir de ese riesgo, el otro realizamos una actividad que salió muy bien. 
 Os cuento el proceso.
Habiamos oído la grabación del libro para que se familiarizaran con los sonidos.
Habíamos practicado las letras deletreando sus nombres o nombres de objetos de la clase. El objetivo no era aprender esos nombres (todavía no), sino usarlos como excusa para que pronuncien lasletras y se familiaricen con la escritura. 
  • Saque una copia con las imágenes y sus nombres correspondientes. Los leímos en voz alta. No hubo problemas para entender porque la ilustración es bastante explicativa. 
  • Después pegué en la pizarra esa copia y dividí al grupo en parejas. 
Ficha 1
  • Entregué una fotocopia sin los nombres a cada pareja con la siguiente instrucción: uno de los miembros se levanta, va a la pizarra, mira la palabra, viene a la mesa y se la dicta a su compañer@ y luego al revés. (Un paréntesis: esto lo expliqué actuando puesto que mi japonés no da para eso, pero me entendieron perfectamente como veis por las fotos).
Sus caras revelan que se lo pasaron genial y con el paso de los días puedo comprobar que recuerdan muchas de esas palabras cuando vuelven aparecer.  
La reflexión tras la acción me parece obvia: 
  • Un juego es una actividad significativa si tiene objetivos y está bien organizado
  • Pasarlo bien en clase ayuda a retener contenidos y a desinhibirse
  • L@s japoneses, como cualquier otro tipo de alumnado, responde con alegría si se le sabe motivar, si se tiene paciencia para hacer que participe y si no se espera de tod@s el mismo resultado: a cada cual según sus posibilidades; eso sí, intentando ir un poco más allá porque los retos estimulan.

4 opiniones en “Jugar enseña

  1. Mônica Lemos

    Hola, Concha:

    Leyendo tu relato de la actividad en clase, me ha venido dos preguntas:¿Cuántos alumnos tienes en clase?y ¿Cuál es la duracción de cada clase?
    Como tengo muchos alumnos en cada grupo y el tiempo apenas me basta, creo que no tengo como promover actividades tan lúdicas así. Lo que me encataría.
    Gracias, por adelanto.
    Besos,
    Mônica

  2. Concha Moreno García

    Hola, Mônica:
    En estas clases tengo 22, 21 o 20. No más. Y la clase dura hora y media. Me doy cuenta de que hacer lo mismo con más alumn@s es muy difícil, pero ¿por qué no intentarlo?

    Un abrazo y gracias por tu interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *